POEMA SURREALISTA

Roxana Amézquita

 

Las lágrimas de los suburbios ruedan por mi ser,

frotan las paredes de mi soledad;

agrietan las pasiones que en ella se guardan.

 

Al acariciar los senos con delicias torrenciales

el espíritu se libera del odio que siente desequilibrante,

brilla, baila y aclama pero a la vez muerde y mata sin compasión.

 

Cuando llegue a la demencia de mi mente,

evoca su dolor a la razón,

que regresa de su desesperación por encontrar la paz y libertad que

aquí no puede buscar.

 

Las lágrimas siguen brotando sin sentir,

sus gotas son densas;

encierran sueños e ilusiones,

liberan vehemencias contenidas dentro del alma,

azota la lógica de los pensamientos que la envuelven.

 

Las lágrimas siguen y siguen su curso.

Al igual que las pasiones.

Se pierden en el infinito de donde pronto regresarán

para darle vida a este poema surrealista.

 

19/V/97


 

 

Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas
Copyright © 2000/2019  cayomecenas.net  - Todos los derechos reservados.