POEMA INTERIOR

Enrique de Zarraga


Si los versos no acudiesen a mi mano
y olvidase cada forma del poema
surgirían en mi hondura de lo humano,
invisibles, generosas... puras letras.

Si el vacío me aturdiese y confundiera
secuestrando mi equipaje de poeta
manarían de los cielos y las tierras
ritmos hechos de luceros y de piedras.

Si a mi voz amordazara las tinieblas
de los hombres dominantes del planeta,
mil millones de amorosos corazones
latirían la poesía en sus arterias.

Nada puede asesinar a las esencias,
la belleza de los hombres y mujeres,
ni la guerra, ni ignorancias, ni placeres...
pues la magia del ocaso y de la aurora
al más ciego le convida su presencia.

TU SONRISA COMPAÑERA

Enrique de Zarraga


No sé
qué decirte en el poema...
Está mudo el pensamiento que recojo.

Sólo sé
que mirándote a los ojos
los veo de cielo iluminados,
los siento en mi espíritu instalados
sin miedos, sin ahogos y sin prisas.

Y... al cabo
siempre quedo nuevamente enamorado
de esos labios que se abren en caricias
ofreciendo en regocijos encarnados
la hermosa calidez de tu sonrisa.


 

 

Artesanos - Escritores - Escultores - Fotógrafos - Pintores - Misceláneas
Copyright © 2000/2018  cayomecenas.net  - Todos los derechos reservados.