ARTESANOS - ESCRITORES - ESCULTORES - FOTÓGRAFOS - PINTORES - MISCELÁNEAS

  

 

LA POESÍA MÁS ETERNA
(Dedicado de forma especial a los niños)

José Repiso Moyano

Una vez... hubo un pasado
de rosa lleno y aguamiel,
ningún odio lo quería,
ningún mal de Lucifer.
-
Soñaba desde su ciencia,
con su delicia y querer,
lazarillo por los vientos
-el Neruda de altivez-.
-
Y veía la Belleza
sin pagarla, sin estrés
-virtud con lo amado, dulce,
estrellería de Edén-.
-
En eso, la verdad -suave-
acunaba a su interés
en silencio sin igual
el dulcísimo entender.
-
Ya ni Marx lo esperaría,
ni Bolívar ni Daudet,
que lo puro fuera brillo,
que lo simple fuera almez.
-
Una vez... hubo un pasado
que a lo más pudo la fe,
rielar más cerca de todo,
llorar de su iris tal vez.
-
Cual Pegaso hacia el viento
le guiñaba a La Fontaine;
luego, libaba en su lar
del aroma del clavel.
-
Ningún odio lo temía,
nada podría temer;
lo desnudo lo enamoraba,
el río, el amanecer.
-
Así era aquello, sí,
con el dejo en un vaivén;
así fue entre sus misterios
¡tan sin más! -nunca un perder-.
-
Así: casi azul de todo
cual El Dorado o su bien,
sonrisa del mar, del tiempo,
impávida entraña fiel.