ARTESANOS - ESCRITORES - ESCULTORES - FOTÓGRAFOS - PINTORES - MISCELÁNEAS

  

 

Y LO LLAMABAN JUAN

Teresa Palazzo Conti


En trono de monarca
abisma sus penurias
la rigidez del rostro.

Y allí se ha detenido
la palabra mendiga.

Entre gestos de piedra
se congela la letra impronunciada.

Un aire desigual
labra intentos humanos
por laberintos viejos.

Y otra vez balbuceó
“NO TENGAN MIEDO”.

Y volvió la paloma
para asir
el mensaje en la mirada.

El vuelo se detuvo,
y un legado de vida
flotó un instante entre sus alas nuevas.

Con alto don de luz,
la mano misionera
elevó una plegaria
sobre el hambre del mundo.

Y el cuerpo consumido,
un envoltorio apenas, 
fue el preámbulo intact
de la resurrección abierta.